El punto de venta (POS), una pieza clave al servicio de la empresa y del cliente

Nubistalia, Cristián Courbis

Las cajas registradoras ya no son lo que eran. Hagan memoria. Hoy en día, cuando vamos a comprar ropa a un gran almacén y nos encontramos en la caja, podemos realizar una amplia variedad de gestiones. Por un lado, podemos pagar con tarjeta de crédito, podemos averiguar si la prenda que queremos llevarnos está disponible en otra talla o si, por ejemplo, la tienen en stock en otro local. El empleado puede entregarnos esa información al momento y, además, comentarnos si tenemos algún tipo de descuento por los puntos acumulados en nuestra tarjeta de fidelización o si hay algún tipo de promoción especial vinculada a ella. Efectivamente, la caja registradora ya no es lo era, ahora es inteligente. 

Este avance se ha logrado no solo gracias al aparato o hardware, se debe también al software que lo acompaña. A esta combinación de aparato y software se le llama POS (punto de venta o terminal punto de venta) El POS de Odoo se utiliza en una amplia variedad de industrias y es compatible con cualquier hardware: computadoras, computadoras portátiles, tabletas y máquinas industriales. También con los escáners de código de barras, muy útiles, por ejemplo, para procesar pedidos en el punto de venta con el consiguiente ahorro de tiempo para el empleado y el cliente.


Odoo CMS- Imagen simple flotante









Una de las grandes ventajas del POS de Odoo es que está totalmente integrado con los módulos de Inventario y Contabilidad, de manera que cada operación realizada activa de forma automática y en tiempo real los niveles de stock o queda registrada en la contabilidad de la empresa. El POS funciona en sintonía con el resto de departamentos clave de la organización y las app detrás de ellos porque forma parte del ERP. Por tanto, también está integrado con el CRM, lo que permite, por ejemplo, identificar al cliente en el momento de la compra, y los cupones o descuentos que puedan estar asociados a él, directamente desde la app. 

Además, funciona online y offline. Es decir, el POS utilizado en la tienda de la que hablaba al principio de este blog seguirá funcionado aunque la conexión a Internet falle o esté suspendida durante un tiempo, y cuando se restablezca, los pagos realizados fuera de línea se sincronizarán con todo el sistema de forma automática.

Por otro lado, un POS en la nube, como el de Odoo y Nubistalia, permite ejecutar las estadísticas en tiempo real y realizar consolidaciones en todas las tiendas de una cadena de grandes almacenes, por ejemplo, sin la molestia de tener que integrar varias apps externas. 

Aquí el tamaño no importa. Aunque su empresa sea pequeña, puede contratar el POS según sus necesidades actuales y hacer que escale según el ritmo y el camino que usted se imponga.