Flexibilidad y organización total, fundamentos básicos de la gestión de proyectos con Odoo-Nubistalia

Nubistalia, Cristián Courbis

La memoria no basta cuando se trata de gestionar proyectos complejos y proporcionar a nuestros clientes servicios de calidad que, además, estén ajustados a lo presupuestado inicialmente sin cometer errores ni olvidos innecesarios. Para ello es fundamental contar con una herramienta de software de gestión que nos permita visualizar de un solo golpe y con total claridad los proyectos activos, aquellas tareas dentro de esos proyectos que tienen prioridad sobre las demás y que la navegación por toda esta información sea lo más intuitiva posible. Esto permitiría, por ejemplo, ver todos los proyectos que están activos, quiénes están trabajando en ellos y en qué punto del ciclo de gestión se encuentran.

Una excelente manera de lograr esto es a través de la app de Gestión de Proyectos de Odoo-Nubistalia que utiliza un sistema de visualización en modo kanban. Esta app nos permite organizar nuestros proyectos por etapas y el flujo de los mismos de una manera muy visual y racional. Si no sabemos a ciencia cierta como empezar a organizar el ciclo de vida de los proyectos de nuestra empresa, el propio sistema nos ofrece ejemplos de las etapas típicas de un proyecto según la industria, algo muy útil para dar el pistoletazo de salida con esta app. Sin embargo, como todo en Odoo, estas etapas son customizables de manera que se pueden ir adaptando a la naturaleza de nuestro negocio y su evolución a lo largo del tiempo. 










Por otro lado, dentro de cada etapa se pueden crear o introducir diferentes tareas que son asignables a distintas personas de nuestro equipo con una fecha de cierre específica. Estas tareas, además, son transferibles a otras personas de nuestro equipo o dentro de nuestra empresa. Tal y como mencionábamos anteriormente, cada etapa es customizable y puede tener sus propias normas para que pueda avanzar a la siguiente dentro del ciclo del proyecto. Es decir, podríamos especificar que una etapa quede bloqueada y no se mueva a la siguiente hasta que no cuente con la aprobación de un manager. Por ejemplo, que un proyecto no pasara de manufacturación a presentación al cliente sin el visto bueno de un gestor.

Por último, el proyecto como tal, no solo las tareas, también es editable. Por ejemplo, es posible especificar qué empleados o qué usuarios con acceso al portal pueden visualizar la marcha de un proyecto, y además, es posible vincular un cliente específico a un determinado proyecto. También se pueden incluir notas asociadas a un proyecto o tarea que quedarán registradas para que cualquiera pueda consultarlas y no se pierda tiempo extra en explicaciones o actualizaciones de información, enviar notas internas entre los miembros del equipo y programar actividades vinculadas al mismo. 

En definitiva, las máximas de esta app de Odoo, en línea con la filosofía del software, es total flexibilidad y capacidad organizativa hasta donde llegue nuestra imaginación y la de nuestra empresa.

+50.000 empresas utilizan Odoo para gestionar sus negocios.

¿Necesita asesoramiento para imaginar cómo organizar sus proyectos?