Odoo Enterprise o Community, ¡he ahí la cuestión!

Nubistalia, Cristián Courbis

Una pregunta que nos plantean con cierta frecuencia los clientes es la diferencia entre Odoo Enterprise y Odoo Community, y qué versión les conviene más. La respuesta a esta pregunta implica mucho más de lo que los clientes podrían esperar a priori, de ahí que nos haya parecido que este tema se merece una entrada de blog, porque no sólo habría que hablar de lo que incluye o no cada versión del software, sino del tipo de partner que está más vinculado a estas diferentes versiones. 

Para empezar, la diferencia entre ambas es que la Community es gratis, open source y se apoya en una comunidad de desarrolladores. Por contra, la versión Enterprise requiere el pago por suscripción según el número de usuarios y aplicaciones contratadas. Al no ser open source, el cliente final tiene que recurrir al propio Odoo o a uno de sus partners para acceder al software, es decir, un no-partner no puede vender la versión Enterprise. 


Desde el punto de vista tecnológico, se trata del mismo software con la salvedad de que el Enterprise cuenta con algunas funcionalidades o apps extras de las que carece el Community. Sin embargo, un partner o un desarrollador experimentado como Nubistalia podría resolver este tipo de brecha entre ambas versiones fácilmente y añadir algunas funcionalidades más. Bien porque cuenta con un personal capacitado tecnológicamente para desarrollar un software similar o adaptado a las necesidades específicas del cliente, o con personal lo suficientemente experimentado o conocedor de los procesos y flujos de negocio. 

Ojo, no todos los partners son capaces de realizar estos desarrollos a medida o pensar en cómo trabajar con los procesos del cliente para mejorarlos. Algunos son más que nada meros intermediarios de Odoo, que tampoco pueden proporcionar consultoría, formación o están en condiciones de expandir la capacidad estándar del software. Es decir, si un partner tan solo puede proporcionar lo mismo que Odoo, ¿dónde reside su valor añadido? ¿Y qué valor tiene eso? Al final, sin duda, tendrá que recurrir a otro partner en el mismo país o en otro lugar para resolver estas carencias con el sobrecoste que eso conlleva para el cliente. 

A la hora de buscar un proveedor de Odoo, tampoco hay que dejarse deslumbrar por el nivel o categoría que éste tenga como partner. En la actualidad existen tres: oro, plata y ready, lo cual no es más que una indicación de quién ha vendido más licencias de Odoo, no necesariamente proyectos sofisticados que requieran realizar desarrollos a medida como los que muchas ocasiones exigen los grandes proyectos. De lo que no hay duda, es de que contar con la categoría de partner, sea cual sea, significa que se tiene una relación directa con Odoo, algo que puede ser muy útil para el cliente final, por ejemplo, para escalar problemas técnicos en su nombre.

En definitiva, no todos los partners son iguales como tampoco lo son todas las empresas en busca del software más apropiado para ellas. La versión Enterprise puede convenirle más a una pyme que tan solo tiene entre 1 y 10 empleados y que, por tanto, no tendrá que dedicar mucho presupuesto a licencias o apps cada mes, porque sólo tendrá que utilizar un par de ellas, como mucho quizás tres. Sin embargo, la versión Enterprise sería poco recomendable para una empresa con un gran número de empleados puesto que el presupuesto que tendría que dedicar a licencias sería enorme y tendría que optar por el software estándar. 

Por tanto es fundamental dar con un partner de Odoo que tenga la capacidad de discernir qué versión le conviene más al cliente, Enterprise o Community y, en caso de decantarse por esta última, que también esté en condiciones de hacer desarrollos a medida, así como proporcionar servicios profesionales.


Por último, el cliente final podría por sí mismo acceder a la web de Odoo y descargarse la versión Community puesto que es gratis. Efectivamente, esto es una realidad, pero tampoco hay que engañarse. Al final, cualquier usuario o empresa requerirá ayuda profesional para configurar el software y adaptarlo a sus procesos de negocio, algunas horas de formación para aprender a usarlo y sacarle el máximo partido y, probablemente, también tendrá que contratar algo de soporte técnico si no quiere quedarse solo ante el peligro cuándo los problemas técnicos surjan. 

Contacte con Nubistalia para averiguar qué versión le 

conviene más a su empresa.