¿Para que nos sirve un ERP?

El objetivo de un ERP es proporcionar información integrada de todos los procesos, posibilitando la integración de todos los departamentos de la organización a través de los datos que gestionan los procesos organizacionales.

Así, las principales ventajas de los sistemas ERP son:

 

  • Permiten agilizar los procesos empresariales gracias a la capacidad de obtener información y procesarla de forma inmediata que proporciona.
  • Crean una visión unificada de la empresa, común a todos los departamentos y trabajadores.
  • Permiten disminuir los tiempos y los costes de los procesos.
  • Proporcionan información fiable e íntegra.
  • Facilitan el proceso de compartir información entre todos los trabajadores de la empresa.
  • Eliminan la posible duplicidad de datos y operaciones innecesarias.
  • Posibilitan el intercambio de datos con otros programas informáticos utilizados en la empresa.

 

La correcta implantación de un ERP conlleva incrementos radicales de productividad así como la posibilidad de disponer de mejor información en la toma de decisiones. La implantación de un ERP no se debería plantear para conseguir pequeñas mejoras, sino mejoras radicales.